Cuidado con el currículum social

Quiero compartir con vosotros este artículo, con el que me he tropezado en el periódico ABC.

Encontrar empleo en tiempos de crisis económica es difícil pero no imposible. Existen diferentes trucos, métodos y sobre todo, trabajo duro para encontrar trabajo porque en la búsqueda en sí requiere tiempo. Diferentes expertos del mundo empresarial, «startups» y de compañías de internet dan sus claves para salir de la cola del paro en la guía INKS de Nuevas Profesiones.

Lo fundamental para un parado es la formación y el posicionamiento en las redes sociales, según explica el director de Marketing «on line» de Secuoyas, Tristán Elósegui. «A los parados les digo, fíjate un objetivo, abre un blog, participa en las redes socailes, escribe un libro, acude o/y organiza un evento». Por ello, Elósegui recomienda evitar permanecer en casa sin hacer nada, fijarse objetivos y trabajar duro para conseguirlos.

Para Alejandro D. Doncel, fundador de KSchool lo fundamental es el reciclaje profesional. «Hemos pasado años en la universidad y no ha servido para nada. El sistema nos ha dado la patada. Ahora toca aprender las nuevas habilidades que demanda el mercado para poder trabajar y pagar las facturas», indica Doncel.

El rastro personal en redes sociales

Una de las claves a tener en cuenta en la actualidad es el currículum social, que contiene información interesante para los departamentos de Recursos Humanos que no está disponible en el currículo tradicional. Todo ha cambiado y las posibilidades de obtener datos sobre el candidato han aumentado. Cada vez son más las empresas que recurren a analizar el rastro que el posible futuro empleado deja en la Red, según la guía de INKS. (Así que ¡cuidado!)

El denominado currículo social se compone de tres partes. La primera de ellas es la actividad, es decir, lo que escribimos, compartirmos y leemos en las redes sociales. Esta parte exige cautela, medir lo que compartimos y su privacidad, ya que podría jugarnos una mala pasada a la hora de buscar trabajo.

Las conexiones conforman la segunda parte de nuestra carta de presentación. Hay redes exclusivamente profesionales como Linkedin, en la puedes subir tu experiencia profesional y formación y contactar con diferentes colegas de tu vida laboral. Si tu perfil es público, cualquier empresa interesada en tí tendrá la información abierta y accesible en cualquier momento. También existen aplicaciones dentro de las redes como Tuiempleo.com, con la que se pueden encontrar ofertas a través de Twitter.

Por último, el currículo social consta de la reputación, que incorpora también elementos no controlables. Por ello, es necesario revisar la red y buscar la información que se publica sobre nosotros y sobre nuestro trabajo.

social-media-redes-sociales-empleo-job

Anuncios
1 comentario
  1. Miguel dijo:

    Muy interesante, gracias! Se lo paso a los muchos amigos que tengo buscando trabajo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: